Boca y River demostraron como se juega con miedo

Una fiesta se vivió nuevamente en el fútbol argentino con otra edición del derbi entre Boca Juniors y River Plate, pero la fiesta solamente fue puesta por los preparativos, los cánticos, papeles y todo aquellos destellos de colores terminan justificando pagar entradas de eventos deportivos con esta importancia.

¿Los protagonistas?, realmente aburrieron a todos y este partido puede ser recordado como uno de los más aburrido en la historia de los enfrentamientos entre ambos conjuntos.

Con ausencias de referentes, como era el caso de Riquelme en Boca, los juveniles no supieron aprovechar la posibilidad de mostrar sus características en un partido que tiene los ojos del mundo posando sobre él.

Por el lado de River, realmente la formación fue muy defensiva, lejos de aquel River histórico que se conoció alguna vez.

Al rescate de este bodrio acudieron dos viejos conocidos, Martín Palermo y Marcelo Gallardo regalaron dos pinceladas para dejar el marcador empatado en uno, pero el resto de los jugadores no se enteraron que se jugaba el derbi.

Compartir en Google Plus

Acerca de Juan Echarri

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios